viernes, 15 de noviembre de 2013

Tarta Red Velvet VEGANA

Mirad ésta tarta:


A simple vista es tan apetitosa como cualquier otra. Pero....tiene algo que las demás no tienen.
Es VEGANA. Si, si, vegana, eso significa que no contiene ningún ingrediente que provenga de un animal.
Un chico vino a Meryland para encargarme una tarta Red Velvet, pero me comentó que su pareja era vegana. Así que le dije que no había problema, y aquí esta el resultado.

Como era para dos personas, el tamaño de esta tarta es de 10 cm de diámetro.

¿La Receta?
Ahora voy...

Para el bizcocho (tarta de 20cm de diámetro), utilicé la receta del libro "Cupcakes Veganos" de Toni Rodríguez (Lujuria Vegana) que me ¡¡¡ENCANTA!!!.

Ingredientes:
  • 290gr. de harina.
  • 10 gr. de cacao en polvo sin azúcar.
  • 220 gr. de azúcar.
  • 2 cucharaditas de levadura química.
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
  • 200 gr. de leche de soja.
  • 150 gr. de aceite de girasol.
  • colorante rojo en pasta (Red Extra de SugraFlair)
Precalentamos el horno a 180ºC.
En un bol de la batidora mezclamos con las varillas todos los ingredientes secos (harina, azúcar, cacao, bicarbonato, sal y levadura) a velocidad baja/media.
Poco a poco vamos incorporando los ingredientes húmedos (leche, aceite, colorante y extracto de vainilla).
Una vez están todos los ingredientes bien integrados entre si, vertemos la masa en el molde, previamente forrado con papel de hornear, y lo introducimos en el horno a 180ºC unos 25-30 min o hasta que el palillo salga limpio al pichar el bizcocho.
Una vez listo, lo dejamos enfriar completamente antes de decorar.


Para el frosting o crema, me inspiré en la receta pero la hice a mi manera.

Ingredientes:

  • 250gr. de queso crema vegano, fresco de la nevera.
  • 250 gr. de margarina, a temperatura ambiente.
  • 300 gr. de azúcar glas, tamizado.
Primero batimos la margarina con el azúcar a velocidad media.
Una vez integrados los dos ingredientes, bajamos la velocidad de la batidora e incorporamos el queso.
No hay que batir rápido pueden salir grumos.

Rellenamos el bizcocho...


Ponemos la primera capa. La que nos aguantará las migas para luego en la segunda capa, nos salga perfecta.


Una vez cubierta, la dejamos reposar en la nevera una hora (más o menos).


Ahora ya podemos decorarla.






Espero que os haya gustado.
Por cierto, no se a vosotros, pero a mi me hace muy feliz encontrar alternativas para que todo el mundo disfrute de éste maravilloso mundo de la repostería creativa.

Un beso a todos/as.
Mercè.